Love & Mercy, el universo de Brian Wilson

Existen pocos biopics que hagan justicia a sus protagonistas. «Love & Mercy» (ídem, 2014) es una de esas excepciones. Esta película describe dos periodos distintos de la vida de Brian Wilson, el genio atormentado de los Beach Boys. Por una parte, su ascenso al Olimpo del pop en 1966 tras la publicación del magnífico álbum Pet Sounds. Por otra, su sometimiento a las malas prácticas de su terapeuta, Eugene Landy, durante la década de los ochenta. Frente a los errores comunes del género, el director Bill Pohlad huye de aspectos superficiales y se adentra en el universo creativo del artista ofreciendo un retrato amable de una de las mentes más prodigiosas de la música popular contemporánea.

Como toda historia de auge y caída que se precie, la trágica vida de Brian Wilson ya había sido llevada con anterioridad a las pantallas, primero con el telefilme «Sueños de verano: La historia de los Beach Boys» (Summer dreams: The story of the Beach Boys, 1990) y después con el documental «Brian Wilson: I wasn’t made for this times» (ídem, 1995), del que Pohlad toma algunos elementos como fuente de inspiración.

«Love & Mercy», la primera película dirigida por Pohlad desde 1990, es el fruto de la sana obsesión que este director profesa por esa delicada joya llamada Pet Sounds. El film, provisto de una estructura poco convencional, se centra en aspectos muy concretos de la biografía de Brian Wilson, dando especial importancia a todo un abanico de sensaciones y estados emocionales. Este tapiz de tintes impresionistas debe en gran medida su razón de ser a un guión perfilado por Oren Moverman, autor también del texto en el arriesgado retrato coral de Bob Dylan en «I’m not there» (ídem, 2007). Al igual que sucede en el biopic del cantautor, Pohlad se acoge al recurso de emplear a diferentes intérpretes para encarnar distintos momentos de la vida del protagonista. Un deslumbrante Paul Dano interpreta a Wilson en su lucha por dar un giro a su carrera musical a mediados de los años sesenta; por su parte, John Cusack, cuya apariencia física tiene poco que ver con la del músico, protagoniza el periodo más oscuro de su vida.

love_mer1

En la película se anteponen dos épocas completamente opuestas. La narración salta de una a otra y la sensación que se transmite es la de dos historias inconexas a pesar de que Wilson es el protagonista de ambas. El periodo interpretado por Paul Dano es el más atractivo desde el punto de vista musical. Mientras, en la otra mitad del film prevalecen otras cuestiones más vinculadas a la intimidad del músico.

La California de los años 60 que Pohlad retrata en «Love & Mercy» es ese paraíso de tonos pastel al que el público está acostumbrado. Las playas de arena blanca, las chicas en bañador, la complacencia de los hijos del baby boom post Segunda Guerra Mundial y las fiestas de la clase media configuran el microcosmos en el que se desarrolló la música surf y el pop capaz de plantar cara a la Invasión Británica. Un mundo ajeno por completo al drama del nuevo conflicto que ya asolaba Vietnam y a las repercusiones que este tendría para una sociedad aún inocente que bailaba al ritmo de los hits producidos en las factorías Spector y Motown. No obstante, Pohlad introduce varios elementos que advierten de los cambios que se avecinan y de los que Brian Wilson también quiso formar parte.

Ese punto de inflexión llegó a finales de 1964, cuando Wilson abandonó las giras junto a los Beach Boys tras un ataque de ansiedad y optó por recluirse en el estudio para centrarse en la composición de nuevas canciones. Pohlad recrea con una delicadeza exquisita las sesiones de grabación que dieron como fruto los álbumes Pet Sounds y Smile. Éste es sin lugar a dudas uno de los puntos más fuertes del largometraje. Permite descubrir cuáles son los entresijos que se esconden tras obras tan soberbias del pop barroco como «God only knows», «Caroline no» o «Good vibrations». A la par muestra al genio en pugna por llevar a la banda por nuevos derroteros, en contra de las opiniones de su primo Mike Love o de su padre, un hombre mezquino y dictatorial que regía a su familia con mano de hierro. Además de prestar atención a estas disensiones en el entorno de protagonista, Pohlad también evidencia el paulatino proceso de deterioro de su salud mental, algo que se agrava tras su iniciación en el consumo de LSD como fuente de inspiración en su proceso creativo y como antesala de unos años marcados por los excesos y el aislamiento.

love-mercy2

La otra cara de la película pone de relieve el precio que la generación de los sesenta tuvo que pagar por sus pecados. Ya nada queda de aquella California colorista y optimista. Pohlad la sustituye por interiores de pulcritud opresiva y carentes de cualquier distracción. Ese es el entorno en el que un Cusack mortecino y ensimismado encarna la sumisión de Brian Wilson al férreo control de Landy, personaje que Paul Giamatti interpreta con una terrorífica intensidad. Es aquí donde el film adquiere cierto tono de suspense, en especial después de que el protagonista inicie una relación amorosa con Melinda Ledbetter (Elizabeth Banks), una atractiva vendedora de Cadillacs que devolverá a Wilson a la realidad y con quien contraería matrimonio en 1995.

El doble casting, en principio desconcertante, funciona como un mecanismo perfectamente engranado. Las magníficas interpretaciones de Cusack y, en especial la de Dano, contribuyen a fortalecer este atípico biopic al que los seguidores de la música pop están bastante desacostumbrados. Lo que podría ser una nueva entrega de la tragedia americana acaba tornando en una historia prendada de esperanza, amor y redención. Por eso no resulta extraño que Pohlad optase por titular a su película «Love & Mercy» -lo que viene siendo amor y misericordia-, nombre que da título también a una canción incluida en el primer disco en solitario de Brian Wilson y con la que se pone música a los créditos de cierre del film.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s