Mamá sangrienta: crónica negra del Medio Oeste

J. Edgar Hoover -quién dirigió con mano de hierro el FBI durante casi medio siglo- señaló a Arizona Donnie Barker, Ma Barker, como «el cerebro criminal más vicioso, peligroso y rico en recursos» al que había tenido que enfrentarse durante la década de los años treinta. A estas alturas, está claro que la mitificada matriarca de la banda de criminales Barker-Karpis no era monedita de oro. Sin embargo, todo apunta a que su historial delictivo fue engordado más de la cuenta. Coincidiendo con el inicio de laMama1 década de lo setenta, Roger Corman estrenó «Mamá sangrienta» (Bloody Mama, 1970), una película de bajo presupuesto basada disolutamente en las andanzas de esta mujer del Medio Oeste norteamericano.

La era de la Gran Depresión ha sido una fuente inagotable de mitos de los que no sólo ha sabido nutrirse el cine, sino que también otras manifestaciones de la cultura como la literatura o la música. Nombres como John Dillinger, Baby Face Nelson, Bonnie Parker, Clyde Barrow o Machine Gun Kelly están envueltos por un aura mitológica que ha contribuido a diluir los límites de la realidad respecto a lo concerniente a sus vidas. Arizona Donnie Barker forma parte de este peculiar club que, sin lugar a dudas, es heredero directo de otros personajes como los mismísimos Jesse James, Billy El Niño o Butch Cassidy. Y es que, tomando de nuevo prestada una cita de Hunter S. Thompson ya mencionada en este blog, «en una nación de aburridos asustados, siempre hay una lamentable escasez de forajidos y los que alcanzan ese grado siempre son bienvenidos». Este hecho palpable a lo largo de la corta pero intensa historia de los Estados Unidos, sumado a una época de crisis implacable, dio pie a la aparición de toda una suerte de asaltantes de bancos y secuestradores elevados a la categoría de héroes por las clases más bajas y demonizados por quiénes habían hecho posible que el sueño americano fuese cuando menos una pesadilla.

La figura de Ma Barker goza de una posición prominente en la cultura popular. En 1939, el escritor de novela negra James Hadley Chase publicó «El secuestro de Miss Blandish» (Anagrama, 1991), inspirado en Ma Barker y sus hijos. Con anterioridad, la figura de la criminal ya había sido idealizada en una tira cómica de Dick Tracy. Tras la publicación del libro de Hadley el saltó al celuloide fue inminente. Varios films como «La reina de la mafia» (Queen of the mob, 1940), de John P. Hogan; «Al rojo vivo» (White heat, 1949), de Raoul Walsh; o «La hermandad del crimen de Ma Barker» (Ma Barker’s killer brood, 1960) se basan en su historia de un modo más o menos fiel así como tangencial.

La aproximación de Roger Corman es la más conocida de todas. Sin embargo, al igual que el resto, la fidelidad a los hechos reales brilla por ausencia. «Mamá sangrienta» pretende ser un retrato de unos tiempos violentos en el que las ansias por alcanzar un mejor estatus social chocan con las normas establecidas. Para ello, Corman recurre a un naturalismo incómodo y perverso en el que se presentan ante el espectador valores antagónicos. Por una parte, el culto a la familia como un ente indisoluble y como fiel reflejo del espíritu norteamericano. Por otra parte, la miseria, la violencia como única vía, el sexo, el incesto y la drogadicción. El film supone el retorno del director al género del crimen, palo que ya había tratado a finales de los cincuenta con «La vida de un gángster» (I mobster, 1958) y «La ley de la armas» (Machine Gun Kelly, 1958) así como con «La matanza del día del día de San Valentín» (The St. Valentine’s day massacre, 1967).

vlcsnap-2014-11-11-16h47m30s87

Con un guión escrito por Don Peters y Robert Tom, «Mamá sangrienta» es la visión particular de un cineasta que se sabe libre de expresarse sin necesidad de responder a las exigencias propias de una gran compañía. Ahí reside quizá la frescura de la cinta de Corman, la cuál narra la particular caída de la familia Barker en el mundo del crimen a partir de sus días en una mísera granja del Medio Oeste en la que Ma Kate Barker (Shelley Winters) cría a sus cuatro hijos: Herman (Don Stroud), Arthur (Clint Kimbrough), Lloyd (Robert De Niro) y Fred (Robert Walden). Mientras, su sumiso y fracasado esposo, George (Alex Nicol), se limita a hacer la vista gorda ante los primeros delitos de sus vástagos y ante el autoritarismo de la matriarca que, un buen día, ansiosa por abandonar tan desdichada existencia, decide poner tierra de por medio y fugarse con sus pipiolos en busca de la fortuna. En su búsqueda, suman a otros criminales de igual motivación como es el caso del ex presidiario Kevin Dirkman (Bruce Dern) o la prostituta Mona Gibson (Diane Varsi).

Roger Corman, auténtico Rey Midas de la Serie B, sitúa los primeros compases del metraje en la infancia de la protagonista, violada por sus propios hermanos con el consentimiento de su progenitor. Este hecho acontece en un bosque en el corazón de los Ozarks, la misma región que será escenario de las primeras fechorías de sus hijos, quiénes tampoco dudan a la hora de cometer crímenes de tinte sexual. Corman presenta un entorno de naturaleza exuberante como una suerte de entorno arcaico en el que, los Barker –analfabetos y desarrapados- sienten la imperiosa necesidad de ver colmadas sus expectativas y sentirse integrados en la incipiente sociedad del consumo, conducir coches, vestir buenas ropas, poseer joyas así como habitar en lujosas viviendas.

Lo que en un principio son hurtos de pequeña entidad acaba tornando en una espiral de inusitada violencia de fuerte carga psicológica. Corman evita la casquería barata y adopta un tono perturbador que siempre tiene como eje las debilidades de los jóvenes Barker frente a la férrea disciplina de Ma Kate Barker. El director ahonda en los entresijos de un conflicto edípico en el que salen a relucir otros pasajes oscuros como la agresividad incontrolable de Herman, el irrefrenable deseo sexual de Arthur, la adicción a la heroína de Lloyd o las tendencias masoquistas de Fred. Por otra parte, el film se jacta de incidir en la sordidez de los crímenes cometidos por la banda así como en magnificar los orígenes humildes de la familia, un recurso al que se acude con más frecuencia de la necesaria.

Mama2

El sexo es otro de los aspectos subrayados por Roger Corman que, si bien, evita recrearse en este tema, si lo emplea como vehículo para describir la doble moral de la protagonista principal. Y es que, mientras que juzga la integridad de sus hijos por mantener relaciones con prostitutas –lo que abrirá una brecha en el seno de la familia-, no duda en proponerse a su secuestrado –un hombre casado- o en acostarse con Dirkman, quien mantiene una peculiar relación afectiva con Fred Barker.

Si algo llama la atención en «Mamá sangrienta» es la magnífica interpretación de Shelley Winters dando vida al excesivo, violento y cruel personaje de Ma Kate Barker. Asimismo, también cabe citar al joven Robert De Niro, quien llegó a perder doce kilos de peso para ser más convincente en el papel de un heroinómano.

Amén de una cuidada banda sonora, «Mamá sangrienta» es una de las mejores películas de Roger Corman. A pesar de alguno que otro exceso y de su relajada aproximación a los acontecimientos reales, es una cáustica crónica de las páginas más negras de la historia de los Estados Unidos. El director busca incomodar y lo consigue a todas luces. Uno de sus puntos en contra quizá sea el excesivo empleo del teleobjetivo y su estética, demasiado identificada con la época en que fue rodada. De todos modos, el film bien merece un hueco en toda filmografía sobre la Gran Depresión que se precie.

La auténtica Ma Barker

Nacida en 1892 en una pequeña población de Missouri llamada Ash Grove, Arizona Donnie Barker tuvo que enfrentarse a las dificultades económicas como fruto de las volátiles ocupaciones laborales de su marido, George. La carrera delictiva de su familia se inició en 1910, cuando su hijo Herman cometió un robo.

Durante los siguientes años, él y sus hermanos protagonizaron numerosos delitos menores que les condujeron, poco a poco, a otros de mayor entidad, incluido el asesinato. En agosto de 1927, Herman se suicidó en Wichita

Arizona
Arizona Donnie Barker, Ma Barker.

(Kansas) después de perpetrar un fallido asalto a un banco en el que perdió la vida un agente de la policía. Un año después, el resto de sus hermanos acabarían con sus huesos en prisión.

Fue durante este periodo, cuando George decidió abandonar a la familia al desaprobar la conducta de sus hijos. La estancia en prisión de sus vástagos así como el abandono de su marido sumió a Ma Barker en la pobreza quien, a principios de los años treinta, compartía su vida en Tulsa (Oklahoma) con un desempleado llamado Arthur W. Dunlop.

En 1931, Fred salió de prisión y se unió a su antiguo compañero de cárcel, Alvin Karpis, con quién fundó una nueva banda. Ese mismo año, y tras el asesinato de un sheriff, ambos emprendieron una huida por el Medio Oeste a la que se sumaron Ma Barker y su novio. En 1932, Arthur Barker fue puesto en libertad y se unió a las actividades delictivas de la familia, que por aquel entonces se había establecido en St. Paul (Minnesota). Allí cometieron sus crímenes más deleznables bajo la tutela del corrupto jefe de policía Thomas Brown.

Poco después, la familia huyó de la ciudad para regresar a ella en 1933, año en el que comenzaron a secuestrar a hombres de negocios. Esta actividad precipitaría su final. El 16 de enero de 1935 Ma Barker y Fred fueron abatidos por el FBI mientras se escondían en una vivienda sita en la orilla del Lago Weir, en Florida. Ocho días antes, Arthur había sido detenido en Chicago.

A finales de 1938, Lloyd finalizó su condena en prisión. Apenas unos meses después, Arthur falleció mientras intentaba fugarse de la prisión de alta seguridad de Alcatraz. Lloyd logró abandonar la delincuencia e incluso sirvió como cocinero durante la Segunda Guerra Mundial. En 1949 fue asesinado por su esposa. Por su parte, Alvin Karpis pasó veintisiete años entre rejas. Tras ser liberado, se estableció en Málaga (España), donde falleció en extrañas circunstancias en 1979.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Me gustó su mala baba, aunque creo que se pasa de rosca con la morbosa sordidez. Eso sí, la Winters, tremenda. Qué poco se le valora a esa mujer.

    1. Me gustó más de lo que esperaba. Siempre me había echado atrás su estética y, hasta cierto punto, el desconocimiento. Estoy de acuerdo contigo, una dosis inferior de sordidez le haría más justicia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s