Zabriskie Point, la estética del desencanto

El cinesasta italiano Michelangelo Antonioni aterrizó a finales de los sesenta en los Estados Unidos como fruto de un contrato con el productor Carlo Ponti. Su cometido en Norteamérica era ofrecer su visión sobre la contracultura y el hervidero en el que se habían convertido las universidades. El resultado de esta aventura fue la película «Zabriskie Point» (íd., 1970), una obra incomprendida y denostada en su momento. Prendido por un regusto de inocencia así como anclado a un contexto y una época muy concretos, este film es un retrato efectista de una juventud desencantada con la sociedad del consumo y con la cultura de la violencia.

El peculiar estilo de Michelangelo Antonioni comenzó a gozar de prestigio internacional durante la primera mitad de los años sesenta gracias a obras como «La aventura» (L’aventtura, 1960), «La noche» (La notte, 1961), «Eclipse» (L’eclisse, 1962) o «El desierto rojo» (Il deserto rosso, 1964). En 1966, ya bajo el mecenazgo de Carlo Ponti, estrenó su primera película rodada en lengua inglesa, «Blowup (Deseo de una mañana de verano)» (Blowup, 1966), que se convirtió en un auténtico éxito de taquilla. Fue precisamente en diciembre de ese mismoZabriskie Point año, durante la premiere de «Blowup» en los Estados Unidos, cuando el cineasta se encontró en la prensa con la paradigmática historia de un joven estadounidense que había robado una avioneta para saciar sus ansias de volar y que había sido abatido por la policía cuando se disponía a devolver la aeronave en Phoenix (Arizona).

En plena efervescencia del movimiento contracultural, Antonioni halló el hilo del que tirar para dotar de un argumento a su próxima película, «Zabriskie Point». El director escribió el guión del film mano a mano con Franco Rosetti, Sam Shepard, Tonino Guerra y Clare Peploe.

«Zabriskie Point» se ambienta en los estertores de la década de los sesenta. En medio de un clima de combatividad estudiantil reprimida con mano de hierro por el gobierno a la par que en Vietnam el número de bajas se acelera vertiginosamente, un joven estudiante, Mark (Mark Frechette), decide abrazar la violencia como única vía para defender sus derechos. Durante unos disturbios en su campus, se auto-atribuye la muerte de un policía y decide huir de la ciudad, hacia el desierto del Mojave, a bordo de una avioneta robada. En su huida se cruza con Daria (Daria Halprin), una joven estudiante de Antropología que trabaja como secretaria de una empresa constructora y que ha decidido tomarse unos días para desconectar antes de encontrarse con su jefe, Lee Allen (Rod Taylor), en Phoenix. Ambos encuentran en Zabriskie Point –un capricho geológico situado en medio del desolado Valle de la Muerte– un remanso de paz antes de que sus caminos se separen de nuevo.

Michelangelo Antonioni ofrece una visión crítica de la situación que se vivía en ese momento en los Estados Unidos. Su condición de ciudadano europeo le permite poner tierra de por medio y retratar a una juventud desencantada tanto con el consumismo como con el culto al american way of life que se había establecido tras el final de la Segunda Guerra Mundial. Todo podría apuntar a que el nutrido equipo de guionistas de «Zabriskie Point» se encomendó a la tarea de redactar un complejo guión, sin embargo, nada más allá de la realidad. Lo cierto es que los diálogos de «Zabriskie Point» se caracterizan por su simplicidad, algo que contrasta con el potente contenido visual de cada uno de los planos que componen su metraje.

Antonioni se recrea en un complejo tejido de planos donde se exponen a la luz las vergüenzas y los excesos de la sociedad americana. El feroz consumismo inunda la pantalla con un sinfín de coloridos anuncios publicitarios que tientan -hasta en los lugares más insospechados- al ciudadano de a pie. Un bombardeo de imágenes cuya hostilidad se puede comparar a los métodos empleados por la policía y por la guardia nacional para acallar las protestas estudiantiles. El director contrasta el horror bacui de la urbe con la belleza desoladora del desierto de Mojave. Resulta una paradoja situar en medio del Valle de la Muerte una suerte de paraíso donde los protagonistas no sólo logran huir de la sociedad, sino que también filosofean y se entregan al amor. Pero, a pesar de todo lo onírico que esto pueda parecer, Antonioni se muestra –hasta cierto punto- pesimista. Y es que, esa Arcadia llamada Zabriskie Point es también parte de esa maquinaria con tendencia a convertirlo todo en un espectáculo vacuo. Tal es así que, mientras la joven pareja cree haber hallado un lugar repleto de connotaciones que invitan a la libertad, un matrimonio de domingueros diserta sobre la posibilidad de convertir ese reducto casi virginal en un cine al aire libre.

vlcsnap-247359

El director logra, en gran medida, transmitir su mensaje sobre la sociedad occidental gracias a la efectiva fotografía de Alfio Contini, que retrata el paisaje y los iconos norteamericanos de un modo próximo a la obra de documentalistas como Eggleston, Sternfeld o Meyerowitz, tal y como años más tarde harían Win Wenders en «París, Texas» (íd., 1984) o Jim Jarmusch en «Mistery train» (íd., 1989). Antonioni recurre al empleo de secuencias que parecen interminables, al uso del teleobjetivo y al enfoque selectivo, lo que da lugar a una factura visual efectista que incluso llega a prevalecer sobre la historia que se cuenta.

«Zabriskie Point» descubre todas sus cartas en los primeros compases de su metraje. La película arranca con una escena que roza el documentalismo y en la que se muestra una asamblea de estudiantes presidida por Kathleen Neal Cleaver, miembro del Partido de las Panteras Negras. La condición de militante de izquierdas de Antonioni tiene mucho que ver al respecto, si bien, se manifiesta en cierta medida crítico con los revolucionarios estudiantiles, mostrando sus disensiones entre partidarios y detractores de los métodos violentos. Recurre al personaje de Mark para canalizar todo el hastío de la contracultura más combativa pero también ofrece su lado más inocente. Este es quizás uno de los mensajes del film que peor han envejecido. Antonioni se empapa del idealismo de los hippies, abraza su mensaje del amor libre y su culto al consumo de drogas casi a la puertas del fin de su inocencia, tan bien retratado por Hunter S. Thompson en su obra «Miedo y asco en Las Vegas» y marcado por hitos tan escabrosos como los crímenes de Tate-LaBianca a manos de la Familia Manson.

El film está protagonizado por dos actores no profesionales: Mark Frechette y Daria Halprin. Asimismo, Antonioni también incluye en el elenco a otros intérpretes más curtidos como Paul Fix, conocido actor de westerns; Rod Taylor; o G. D. Spradlin y a un novato Harrison Ford.

vlcsnap-248807

El haber seleccionado a Frechette y a Halprin se convirtió en un arma de doble filo. Por una parte, aportan frescura a la película. Por otra, su interpretación no llega a convencer. A todo esto cabe sumar que Antonioni falla a la hora de ofrece una mayor introspección en la psicología de los personajes y en sus respectivos trasfondos. Ambos carecen de desarrollo y, asimismo, el director deja en el aire respuestas tales como si Mark llega realmente a provocar la muerte del antidisturbio o si Daria mantiene una relación sentimental con su jefe.

Mark Frechette tenía apenas veinte años de edad cuando fue seleccionado por la directora de casting, Sally Dennison. Frechette fue descubierto en Boston mientras protagonizaba una discusión. Dennison halló en su bronco carácter al actor idóneo para interpretar al rebelde protagonista de la película. Cabe señalar que, durante el rodaje, Frechette discrepó en numerosas ocasiones respecto a los criterios de Antonioni, lo que generó un clima tenso entre ambos. Una vez estrenada la película, Frechette gozó de cierta fama jalonada por su aparición en la portada de varias revistas y en varios programas de televisión. Asimismo, protagonizó dos películas más: «Many wars ago» (Uomini contro, 1970) y (La grande scofra nera, 1971). Frechette percibió por su trabajo en «Zabriskie Point» 60.000 dólares, dinero que donó a la comuna de Mel Lyman, a la que se sumó junto a Daria Halprin, con la mantuvo una relación sentimental. En agosto de 1973, él y otros dos miembros de la comuna de Fort Hill protagonizaron un fallido atraco a un banco de Roxbury. Su intentona se saldó con la muerte de uno de sus compañeros y con su detención. El 27 de septiembre de 1975 falleció a la edad de veintisiete años en la prisión de Norfolk (Massachusetts) en extrañas circunstancias mientras levantaba pesas.

Por su parte, Daria Halprin fue descubierta por Antonioni gracias a su breve aparición en el documental «Revolution» (íd., 1968), de Jack O’Connell. Hija de un arquitecto y de una coreógrafa, su presencia en el film aporta una pincelada de inocencia así como de frescura. En 1972 protagonizó su tercer y última película, «Jerusalén» (The Jerusalem File, 1972), de John Flynn. Tras su breve relación con Frechette, contrajo matrimonio ese mismo año con Dennis Hopper, del que se divorció en 1976.

vlcsnap-249387

Es de suponer que la película cayó como un jarro de agua fría entre los sectores más conservadores de la sociedad norteamericana. La cinta fue tildada de antiamericana y su rodaje fue seguido de cerca de por el FBI. El equipo incluso llegó a ser hostigado por un grupo de personas que había corrido el bulo de que se atentaría contra la bandera estadounidense. Por otra parte, la autoridades de Oakland señalaron a Antonioni como instigador de la manifestación que aparece recogida en el film. Del mismo modo, los guardas del entorno de Zabriskie Point estuvieron a punto de prohibir que se rodara allí por temor a que la zona se convirtiera en el escenario de una orgía durante la escena en que Mark y Daria hacen el amor acompañados por varios miembros del Open Theater de Joseph Chaikin. Precisamente, a este respecto, se llegó a acusar a Antonioni de infringir el Acta Mann de 1910, que prohíbe el traslado de mujeres entre estados con propósitos sexuales.

«Zabriskie Point» es una película salpicada por silencios que Antonioni supo rellenar con maestría incorporando una delicada y exquisita banda sonora que incluye música de Pink Floyd, Jerry García, Grateful Dead, The Youngbloods, Kaleidoscope, The Rolling Stones, Patti Page, John Fahey y Roy Orbison.

Cabe señalar que Pink Floyd compuso en Roma una serie de cortes ex profeso para el film. Tal y como señalarían los miembros del conjunto británico, el trabajo para Antonioni estuvo marcado por el carácter meticuloso del director, que llegó a rechazar una canción titulada «Fingal’s cave», compuesta por Richard Wright y que sería publicada bajo el título «Us and them» en el magnífico disco «Dark side of the moon» (Harvest, 1973). La actitud de Antonioni no sólo fue padecida por Pink Floyd. La banda californiana The Doors también recibió el encargo del director de componer un tema, «L’America», que también sería rechazado y, finalmente, incluido en su último disco junto a Jim Morrison, «L.A. Woman» (Elektra, 1971).

vlcsnap-250869

En «Zabriskie Point» Antonioni se despacha a gusto con el capitalismo. La escena final de la película deja constancia de ello. A pesar de que desposee a su protagonista de una opción de salvación, al igual que sucede en otras road movies de la época –por ejemplo, «Easy rider (Buscando mi destino)» (Easy rider, 1969) o «Punto límite: Cero» (Vanishing point, 1971)-, se concede la licencia recrearse con un apoteósico final en el que dinamita, a cámara lenta y al ritmo de Pink Floyd, los iconos de la sociedad del consumo antes de dar paso a un atardecer en el que suena «So young», canción en la Roy Orbison proclama que, «el amor fue hecho para ser salvaje y libre».

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s