Helen of Troy: el disco inacabado de John Cale

Los setenta fueron una época prolífica para el galés John Cale. Tras su periodo como miembro fundador de la seminal The Velvet Underground, Cale inició una carrera en solitario en la que ejerció como compositor, productor, intérprete y músico de sesión junto a figuras de primera línea tales como Nico, Patti Smith o Nick Drake así como conjuntos de la talla de The Modern Lovers. A mediados de la década, Cale regresó a las Islas Británicas, tierra que había abandonado en 1963 con el objeto de afianzar su formación como músico. Lejos del Nueva York que le vio crecer sobre los escenarios firmó un contrato con la compañía Island. Su vinculo con esta discográfica concluiría de un modo abrupto en 1975 tras la publicación de su álbum «Helen of Troy» (Island, 1975).

En 1974 John Cale comenzó a trabajar en el departamento de nuevos talentos y de supervisión del repertorio de Island. Allí tuvo la oportunidad de producir a la entonces incipiente Patti Smith y a la banda Squeeze, entre otros. Tras instalarse en Londres, Cale inició una nueva etapa en su discografía marcada por una trilogía de álbumes marcados por una extraña sensación de oscuridad y publicada en su integridad en elHelen of Troy periodo de apenas un año. «Fear» (Island, 1974) -el primero de los tres- supone el arranque de una colaboración entre Cale, Brian Eno y Phil Manzanera, estos dos últimos miembros por aquel entonces de la magnífica banda glam Roxy Music. «Slow dazzle» (Island, 1975), que incluye una personal versión de la canción «Heartbreak Hotel» -popularizada por Elvis Presley en 1956-, da continuidad a esta senda que tocaría a su fin ese mismo año con un conflicto entre Cale e Island tras salir al mercado «Helen of Troy». A estos trabajos cabría sumar el directo «June 1, 1974» (Island, 1974) grabado durante un concierto en el Rainbow Theatre de Londres junto a Eno, Nico, Mike Oldfield y Kevin Ayers, a quien John Cale pilló in fraganti en la cama con su esposa en aquella época la noche antes de la actuación.

«Helen of Troy» estaba llamado a ser el mejor de los tres álbumes de John Cale grabados para Island. Sin embargo, la apretada agenda del galés sumada a una jugada sucia de la compañía hicieron que el resultado final distase bastante del previsto. A lo largo de 1975 Cale logró configurar su propia banda. Desde su marcha de The Velvet Underground, sus actuaciones en directo se habían limitado a la radio o a bolos con Nico y Lou Reed. Durante la gira promocional de «Slow dazzle» Cale comenzó a actuar junto al guitarrista Chris Spedding así como con el bajista Pat Donaldson y el batería Timi Donald, ambos integrantes de la banda Fotheringay, liderada por la malograda Sandy Denny.

Una vez finalizado el tour, Cale regresó al estudio para finiquitar la producción del disco «Horses» (Arista,1975), de Patti Smith, y para grabar «Helen of Troy» en Londres. Con el tiempo corriendo en su contra, se vio obligado a finalizar la grabación de su LP en apenas tres días puesto que estaba a punto de iniciar una nueva gira, en esta ocasión en Italia. Durante esas tres jornadas de infarto trabajo dieciocho horas al día compartiendo espacio con su banda y con Brian Eno, Phil Manzanera, Phil Collins, Robert Kirby y Liza Strike. A pesar de todos los esfuerzos, voló hacía Italia convencido de que el trabajo aún estaba inacabado.

Esta opinión difería bastante de la manejada por Island que, sin su aprobación, publicó el disco en noviembre de 1975 incluyendo canciones que no eran del agrado de Cale, excluyendo otras e ignorando las indicaciones respecto a cómo debería sonar el álbum. La decisión de la discográfica se enmarca dentro de un periodo en que sus ventas habían caído. «Mi determinación para que “Helen of Troy” fuese de la manera que yo lo había concebido no estaba realmente clara para Island así como tampoco mi gestión, sobre todo en momentos en los que Island estaba perdiendo porcentaje de mercado, lo que hacía que todo el mundo estuviese paranoico», llegó a comentar el músico.

Lo cierto es que «Helen of Troy» es un álbum cuando menos peculiar. El planteamiento de Cale, más agresivo que de costumbre, hizo que la compañía temiese por un fracaso en las ventas. A todo esto cabe sumar la presencia de «Leaving it up to you», un corte que crítica a los mass media y en el que se hace mención del asesinato de Sharon Tate –mujer de Roman Polanski– a manos de la Familia Manson en 1969. En esta canción Cale adopta un tono casi histérico cuya intensidad se acrecienta al ritmo de la guitarra de Spedding y de la batería de Timi Donald. «Leaving it up to you» -que era el noveno corte del disco- fue reemplazado por «Coral moon» en la segunda impresión del LP, echando al traste el orden preestablecido por Cale. Años más tarde, en 1977, «Leaving it up to you» fue incluida en el recopilatorio «Guts» (Island, 1977). Con posterioridad, la lista de cortes fue restaurada en la edición en CD del álbum.

«Helen of Troy» está prendado de un toque bronco marcado por la interpretación que Cale hace de la mayoría de los cortes, que carecen de una unidad temática. Y es que, al fin y al cabo, tan sólo la voz de Cale aporta cierta unidad a este trabajo en el que, una vez más, destacan las enigmáticas y trabajadas letras del galés. El disco arranca con «My Maria», una canción en la que cabe destacar la aportación de Spedding y que cuenta con los coros de Liza Strike. Prosigue con la canción que le da título, «Helen of Troy», donde sale a relucir el trabajo de Brian Eno con el sintetizador creando una atmósfera electrónica que lo envuelve todo.

«China Sea», el tercer corte, aporta una pincelada de luz al álbum. Cale, al piano, interpreta esta canción en la que se habla de viajes en barco a través de mares orientales al ritmo de una agradable melodía donde la sección de cuerda y el sintetizador se conjugan y evocan «Mr. Wilson», el corte perteneciente a «Slow dazzle» en el que Cale homenajeaba a Brian Wilson, alma máter de The Beach Boys.

La melódica «China Sea» contrasta con la cruda y caótica «Engine», la cual da paso a «Save us», la canción de menor duración de todo el álbum. Ambas, oscuras e inquietantes, crean una atmósfera opresiva que se contrapone a las dos siguientes canciones: «Cable Hogue» y «I keep a close watch».

La primera recibe como título el nombre del paradigmático personaje de la película «La balada de Cable Hogue» (The ballade of Cable Hogue, 1970), el magnífico western crepuscular de Sam Peckinpah. Se trata de un lamento elevado hacia la vida cotidiana. La segunda es, sin lugar a dudas, una de las canciones más bellas jamás escritas por John Cale. De temática romántica, fue bautizada con el primer verso de la canción «I walk the line» de Johny Cash. «I keep a close watch» pone de manifiesto la capacidad compositiva del músico galés y establece un contrapunto en «Helen of Troy», que alcanza en este punto el clímax. Esta canción sería re-grabada con posterioridad e incluida de nuevo en el disco «Music for a new society» (ZE Records, 1982). Parece ser que Cale la había compuesto con la esperanza de que algún día fuese interpretada por Frank Sinatra, algo que nunca llego a suceder.

John Cale se toma la licencia de versionar la canción «Pablo Picasso», escrita por Johnatan Richman y producida por el propio Cale en 1972 aunque no fue publicada hasta 1976. Cale da una vuelta de tuerca al corte renovándolo por completo. «Helen of Troy» incluye además una versión del cadencioso blues «Baby what you want me to do», escrito y grabado por Jimmy Reed en 1959.

El álbum original tocaba a su fin con el corte «Sudden death». En 1996 «Helen of Troy» fue remasterizado e incluido en un doble CD llamado «The Island Years» (Island, 1996) que recoge los tres álbumes de Cale para la compañía e que incluye varias pistas extra entre las que se encuentran «You & me» y «Mary Lou». Asimismo, es preciso señalar que durante las sesiones de estudio también fueron grabadas sendas versiones de «God only knows», de The Beach Boys, y «Willow weep for me», canción eIsland Yearsscrita en 1932 por Ann Ronell e interpretada a lo largo de su historia por artistas como Frank Sinatra, Billie Holyday, Thelonius Monk, Ela Fitzgerald o Nina Simone entre otros.

Tras la publicación de «Helen of Troy», John Cale se internaría en una etapa personal y profesional marcada por el consumo de cocaína así como por una actitud en sus directos que, en cierto modo, se vio influida por la escena punk del momento. Con la llegada de los ochenta, su estilo se tornaría más comercial sin abandonar la sofisticación que le ha convertido en un músico tan peculiar y polifacético en el sentido amplio de la palabra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s