Ni uno menos, epopeya en la China rural

Suele decirse que lo importante no es como empiezan las cosas, sino como acaban. La infancia del hoy afamado director de cine Zhang Yimou no fue precisamente un camino de rosas. La simpatía de su padre, su tío y su hermano mayor por el Ejército Nacional Revolucionario le complicó las cosas mientras se criaba en la China de Mao Zedong. En plena Revolución Cultural, el joven Zhang se vio obligado a abandonar sus Ni uno menosestudios y a ganarse la vida primero en una granja y, posteriormente, en una algodonera hasta que en 1978 se matriculó en la academia de cine de Pekín.

Durante varias décadas, el deficitario sistema educativo de la República Popular China hizo que varios millones de niños no lograsen completar, o ni siquiera empezar, sus estudios, sobretodo en el entorno rural. En 1999 Zhang Yimou llevó a la gran pantalla este drama con la película «Ni uno menos» (Yíge dōu bùnéng shǎo, 1999), una conmovedora historia en la que se pone de relieve la reforma del sistema educativo emprendida por el gobierno a mediados de los ochenta y el abismo económico aún existente entre los pueblos y los grandes núcleos poblacionales.

«Ni uno menos» narra la peripecia de Wei Minzhi, una niña de trece años de edad a quien se le encomienda la labor de sustituir a un maestro, Gao, en una pequeña aldea del condado de Chicheng. Zhang Huike, el niño díscolo de la escuela, decide abandonar los estudios para buscarse la fortuna en la ciudad de Zhangjiakou. Es entonces cuando Wei, haciendo gala de una gran obstinación, huye a la urbe en su búsqueda.

La película se basa en el libro «Hay un sol en el cielo», de Shi Xiangsheng. El autor de la novela, al igual que Yimou, sufrió en primera persona las consecuencias de la Revolución Cultural. Fue enviado a la provincia de Xinjiang para trabajar como campesino. Tras años como agricultor, se convirtió en profesor y posteriormente en escritor.

A finales de la década de los noventa, Zhang Yimou decidió llevar al cine esta historia en la que se pone en tela de juicio el éxito de las políticas educativas de la República Popular de China y cuyo principal campo de batalla era frenar de algún modo la continua sangría de niños que abandonaban sus estudios en las escuelas rurales. El director recurrió para eso a un estilo propio del documental y de marcado carácter neorrealista. La puesta en escena es espartana, carente de artificios. Se trata, en cierto modo, de la vida misma. La cotidianidad de unas aldeas cuyos medios se encuentran a años luz de las urbes.

Y es que, en «Ni uno menos» casi todo es lo que parece. El elenco de actores está integrado en su totalidad por intérpretes no profesionales. Sin ir más lejos, alguno de ellos incluso se interpreta a si mismo. Tal es el caso del alcalde Tian Zhenda, regidor por aquel entonces de un pueblecito en el condado de Yanqing, o Wei Minzhidel maestro Gao Enman, docente en ese mismo municipio. Por su parte, los protagonistas principales, Wei Minzhi y el pequeño Zhang Huike, estudiantes de secundaria y primaria, respectivamente, fueron seleccionados entre miles de aspirantes entrevistados en numerosas escuelas rurales.

La meta del director era dotar a la película de la máxima naturalidad y evitar en la medida de lo posible su interferencia en la interpretación de los actores, especialmente durante las escenas que acontecen en el interior de la paupérrima aula de la escuela de Shuiquan. A tales efectos, Yimou utiliza cámaras y micrófonos ocultos, lo que permite conservar casi inalterada la espontaneidad de los intérpretes. Del mismo modo, la fotografía del cineasta Yong Hou es limpia y sencilla. La mayoría de las escenas fueron rodadas con luz natural, otro de los atributos que contribuyen a reforzar esa sensación de documental que acompaña a todo el metraje.

A pesar de todo, es preciso comentar que la decisión de emplear a actores no profesionales también supuso un gran reto para el equipo de rodaje y especialmente durante el montaje, realizado por Ru Zhai. La arriesgada propuesta de Yimou se tradujo en un ratio de película-rodada a película-utilizada de 35 a 1. Habitualmente, la relación suele ser de 3.5 a 1 si se quiere evitar un gasto excesivo. A pesar de todo, se empleó una película de 16 mm –posteriormente recortada a 35 mm- que permitió reducir ostensiblemente los costes.

El fantasma de la censura planeó desde un primer instante sobre «Ni uno menos». Zhang Yimou, que en los albores del siglo XXI se encontraba en pleno acercamiento al gobierno chino, vio lastrado su trabajo como fruto de la constante presencia de los censores. Este fue el primer proyecto de Yimou en recibir financiación del estado, pero no a cualquier precio. El ejecutivo estableció –entre otras condiciones- que se debía evitar en todo momento ofrecer una imagen de una China demasiado atrasada y pobre. Las localizaciones son reales pero fueron cuidadosamente seleccionadas, lo cual hace que se tambalee, en cierto modo, esa pretensión documental del film. Asimismo, el gobierno exigió que en los créditos finales se indicase que un millón de niños dejaban la escuela cada año, cuando en realidad, en aquellas fechas, se sostiene que la cifra se acercaba a los tres millones.

Aula

«Ni uno menos» plantea una serie de temas cuyo principal eje es la ausencia de oportunidades en el campo chino frente a la bulliciosa vida de las ciudades. Zhang Yimou abre al espectador las puertas de una humilde escuela donde las tizas se cuidan como oro en paño, donde el maestro –que no cobra su sueldo desde hace varios meses- se ve obligado a dormir en un pequeño cuartucho acompañado de varios de sus alumnos y donde los métodos educativos son anticuados. Tan sólo un ínfimo porcentaje de los pequeños logra escapar de las garras de la miseria, como es el caso de la pequeña Ming Xinhong, descubierta por un caza talentos por su gran potencial para el atletismo.

Del mismo modo, Zhang Yimou enfrenta el carácter gentil de la vida en el campo a la indiferencia de la ciudad. Critica con sutileza al implacable estado burocratizado y  a las constantes figuras del poder que es preciso sortear en el día a día. Por otra parte, retrata a una sociedad en la que todo tiene un precio y en la que tan sólo la perseverancia es capaz de romper barreras. «Ni uno menos» hace especial hincapié en el poder de los medios de comunicación, capaces de conmover el alma de una ciudadanía que –en el cara a cara- se manifiesta con frialdad ante la desgracia ajena.

La puesta de largo de «Ni uno menos» tuvo lugar el 7 de septiembre de 1999 en el Festival de Venecia, donde fue galardonada con el León de Oro. Previamente, la película fue rechazada en el Festival de Cannes al considerar que se trataba de una obra propagandística a favor del gobierno chino. En respuesta, Zhang Yimou decidió retirar «El camino a casa» (Wo de fu qin mu qin, 1999) -que había sido seleccionada en la sección oficial del festival- y subrayó que «las películas eran apolíticas».

«Ni uno menos» es un ejercicio de simplicidad elevado a la categoría de obra de arte. Se trata de la novena película de la filmografía de Yimou, quien deja clara su gran capacidad para narrar sin necesidad de artificios y Minzhisu madurez como director. La película se alza como una suerte de obra poética con un poso amargo que pone sobre la mesa un tema capital como es el acceso a una educación universal. Un final, escrito con unas tizas de colores, que invita a reflexionar sobre la simpleza de las cosas que realmente importan.

Anuncios

2 Respuestas a “Ni uno menos, epopeya en la China rural

  1. Una crítica espléndida para una película absolutamente maravillosa. Aprovecho para darte la enhorabuena por tu excelente blog e invitarte a participar en el Ranking permanente de películas por décadas que he configurado en mi blog, DICCINEARIO.
    Me encantaría recibir tus listas.
    Gracias de antemano
    Antonio

  2. Muchísimas gracias Antonio. Precisamente hoy estuve examinando la lista dedicada al periodo 1900-1929. Será un placer para mi colaborar con tu propuesta. Respecto a Ni uno menos, fue un amor a primera vista. Una película preciosa.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s