Marquee moon, la semilla del post-punk

A principios de los setenta el CBGB era un antro de mala muerte de la calle Bowery –en el sur de Manhattan– frecuentado por un puñado de borrachos que acudían allí a escuchar country, bluegrass y blues. Sin embargo, en 1974 las cosas comenzaron a cambiar. Su dueño, Hilly Kristal, comenzó a programar conciertos de rock protagonizados por las bandas más punteras de la escena neoyorkina en aquel momento. Television –el grupo formado en 1973 por Tom Verlaine, Richard Hell, Richard Lloyd y Billy Ficca– era uno de los conjuntos más destacados de la ciudad. En febrero de 1977, después de que HellCubierta abandonase la formación y fuese sustituido por Fred Smith, Television publicó «Marquee Moon» (Elektra, 1977), su álbum de debut. El disco, una auténtica oda a la guitarra, fue aclamado por la crítica pero ni siquiera se llegaron a vender 80.000 copias en Estados Unidos. Este fracaso comercial precipitaría la desintegración del conjunto en 1978.

Television hunde sus raíces en el conjunto Neon Boys, fundado en 1972 por el guitarrista Tom Verlaine, el bajista Richard Hell y el batería Billy Ficca. A finales de 1973 la banda se rebautizó como Television y sumó a sus filas a un segundo guitarrista, Richard Lloyd. A principios de 1974 el conjunto comenzó a actuar en el mugriento escenario del CBGB con el beneplácito de Hilly Kristal, no sin antes tener que persuadirle para que confiase en su buen hacer. La banda se granjeó los elogios de los asiduos al local, entre los que se contaban, por ejemplo, unos jóvenes Ramones. «Me encantaba Television. Eso era CBGB para mí. Una noche solitaria con diez personas allí y Television tocando. Tom Verlaine cantando la canción “Venus de Milo”. Era genial, ¿sabes?», señala Dee Dee Ramone en el documental End of the century (End of the century. The story of the Ramones, 2003), dirigido por Jim Fields y Michael Gramaglia.

Las desavenencias en el núcleo de la banda provocaron el abandono de Hell, que en 1975 fundó junto a Johnny Thunders y Jerry Nolan (New York Dolls) la malograda banda The Heartbreakers. Su vacante fue cubierta por Fred Smith, bajista originario de Blondie, más virtuoso que su predecesor. Su inclusión dotó al conjunto de una mayor compenetración y permitió a Television desarrollar un estilo propio a caballo entre el punk y el post-punk.

La banda fue cortejada por varias discográficas independientes antes de firmar un contrato favorable con la compañía Elektra. En diciembre de 1974, Brian Eno produjo en los estudios Fairland de Hollywood unas demos de las canciones «Venus», «Marquee moon», «Friction» y «Prove it» con el objeto de presentar su trabajo en Island Records. Sin embargo, Tom Verlaine, insatisfecho por el resultado decidió prescindir de los servicios de Eno en busca de un sonido más duro. La aportación de Eno dota a las composiciones de una textura más frágil pero no por ello menos interesante. La sesión grabada bajo la tutela de Eno fue recogida en el álbum no autorizado «Television with Bryan Eno», editado por Pentagram.

«Marquee moon» fue gestado en septiembre de 1976 en los estudios A&R de Nueva York. El trabajo fue producido por el ingeniero de sonido Andy Johns a petición de Tom Verlaine, que también participó en la producción. La prolija de carrera de Johns, desarrollada durante cuarenta años, está jalonada de colaboraciones con algunos de los mejores grupos de la historia del rock. Entre ellos se encuentran Blind Faith, Jethro Tull, The Rolling Stones, Led Zeppelin, Humble Pie, Steve Miller Band o Free.

Durante el proceso de grabación se dio una vuelta de tuerca a viejas canciones como «Friction», «Marquee moon» o «Venus» y se grabaron dos cortes nuevos: «Guiding light» y «Torn curtain», canciones todas ellas que el grupo había estado ensayando compulsivamente durante unas seis horas diarias, entre seis y siete días semanalmente.

En concreto, el álbum de debut de Television está compuesto por ocho cortes en los que son palpables las influencias de todos y cada uno de los miembros del conjunto. Su característico estilo se alimenta del jazz, el garage y el rock & roll. Esta mezcla de géneros musicales ofrece como resultado un sonido crudo, pulcro y carente de aditamentos. En «Marquee moon» todo encaja a la perfección. El grupo obvia dejar flecos sueltos, nada es fruto del azar.

Si algo destaca en el álbum es el continuo cruce de guitarras entre Tom Verlaine y Richard Lloyd sustentado por la austeridad de la sección rítmica de Fucca y Smith. Verlaine y Lloyd intercambian en varias ocasiones líneas melódicas y rítmicas, algo poco frecuente en el resto de bandas de aquella época. «Marquee moon» es un torrente de riffs y solos que se precipita de un modo contenido y repleto de matices. Verlaine ha señalado en varias ocasiones que su estilo se ha cimentado sobre las composiciones de otros conjuntos como The Ventures, The 13th Floor Elevators, Love, Buffalo Springfield o The Rolling Stones. Asimismo, la crítica ha apuntado a Jerry García (Grateful Dead) y John Cipollina (Quicksilver Messenger Service) como los guitarristas que más se aproximan a su manera de tocar.

«Marquee moon» es una obra cumbre del art-punk, conectado directamente con el avant-garde. En el disco se combinan canciones de gran frescura como «See no evil» y «Prove it» con composiciones como «Marquee moon» o «Torn curtain», que entroncan con el rock progresivo de la época y contienen solos instrumentales deliciosos. «Marquee moon» está más próximo al post-punk que al punk a pesar de compartir con este la predisposición a utilizar tan sólo los instrumentos tradicionales del rock & roll: guitarra, bajo y batería.

El álbum es, además de una delicada obra ensalzada a la guitarra, un cuidado ejercicio poético cuyo principal tema es la bohemia y la ciudad de Nueva York. Verlaine, enamorado de la poesía francesa, llegó a Nueva York a principios de los setenta –procedente de Delawere– con el claro objeto de convertirse en poeta. Su voz dota a los versos de un aura de decadencia bañada por el descarnado sonido de su guitarra.

Television dedicó su primer trabajo discográfico a William Terry Ork, su manager. El conjunto aparece en la cubierta del disco retratado por Robert Mapplethorpe, amigo íntimo de Patti Smith y próximo a otras figuras destacadas de la escena neoyorkina como Andy Warhol, Deborah Harry o Louise Bourgeois.

La respuesta de la crítica fue positiva. «Marquee moon» alcanzó el número veintiocho de la lista de éxitos británica pero en los Estados Unidos ni siquiera fue incluido entre los doscientos discos más vendidos. La banda protagonizó una éxitosa gira en Reino Unido pero fracasó después de que Elektra programase un desacertado tour como teloneros de Peter Grabiel. La fría acogida del público norteamericano invitó a la discográfica a abandonar la promoción en EEUU de «Marquee moon». Un año después, la banda publicó «Adventure» (Elektra, 1978) y se disolvió. A pesar de todo, regresaría en 1992 con un nuevo disco homónimo y en 2001, manteniéndose activa hasta la actualidad sin Richard Lloyd.

«Marquee moon» sembró la semilla del post-punk y es por ello que, a día de hoy, es considerado uno de los discos más influyentes de la década de los setenta. Bandas como Joy Division, Echo & The Bunnymen, R.E.M., Pixies y Sonic Youth manifestaron su devoción por el trabajo de Television. No obstante, quizá el ejemplo más claro de esta influencia sea palpable en el sonido de la banda neoyorkina The Strokes, auténticos herederos del binomio Verlaine-Lloyd.

-Fuente de las imágenes: Lastfm.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s