Diamantes, cerdos y peleas ilegales

El director británico Guy Ritchie llegó a la industria del cine con un éxito bajo el brazo. En 1998, su película “Lock & Stock” (Lock, stock and two smoking barrels, 1998) fue toda una declaración de intenciones. Su ópera prima contiene todos los elementos que caracterizan la primera etapa del realizador: un ritmo trepidante, un reparto coral, estética de video clip y un guión lleno de giros siguiendo el esquema empleado con anterioridad por otros directores como Quentin Tarantino. En octubre de 1999, Ritchie inició el rodaje de su segundo film, “Snatch, cerdos y diamantes” (Snatch, 2000). Su segunda obra, que conserva la frescura de su debut, contó con el apoyo de Columbia Pictures. La productora realizó una gran distribución, lo que permitió llegar a más público. El largometraje gozó de una gran acogida internacional y fue aclamado como obra de culto. Snatch_Cerdos_y_diamantes-188547491-large

Ritchie comenzó a redactar el guión de “Snatch, cerdos y diamantes” cuando “Lock & Stock” aún no había sido estrenada. En su primer film, un grupo de jóvenes se ven envueltos, sin darse cuenta, en una espiral de droga, crimen y violencia. Sin embargo, y a pesar de tratar temáticas paralelas, “Snatch, cerdos y diamantes” no es una continuación de su antecesora. El propio director llegó a señalar que “la película es algo más que una historia de gangsters”. Y es que, en este caso, los protagonistas son el propio submundo. Por la pantalla se pasean toda una suerte de prestamistas, soplones, amañadores de peleas, gitanos irlandeses, boxeadores a puño descubierto, matones, ladrones de diamantes, peristas judíos y promotores de combates ilegales. Hatton Garden y el East End londinense son los escenarios de sus correrías.

Snatch, cerdos y diamantes” se gestó de una manera sustancialmente diferente a “Lock & Stock”: en esta ocasión había dinero. Este factor aportó a Guy Ritchie una gran confianza a la hora de rodar. El realizador había dejado atrás la incertidumbre económica que envolvió al rodaje de su ópera prima y se dedicó a divertirse. Su intención era dar luz a una película más sobria que la anterior. No obstante, a su juicio, fracasó en esta empresa. “Mi propósito era ser considerado un director serio”, afirmó. “Snatch, cerdos y diamantes” destila humor negro. A pesar de tratar aspectos tan sórdidos como las peleas de perros o el boxeo ilegal, el espectador se encuentra ante una serie de desternillantes situaciones propias de una comedia.

La película gira en torno a un diamante de ochenta y cuatro quilates. Franky Cuatro Dedos, encarnado por Benicio del Toro, roba la gema en Amberes y se traslada a Londres para entregársela al perista Doug El Coco, interpretado por el actor de series televisivas Mike Reid. Sin embargo, el ladrón acaba acudiendo a una agencia de apuestas antes de hacer su entrega y allí es secuestrado por unos prestamistas de origen jamaicano que aspiran a escalar un puesto en la maloliente hampa londinense. Este suceso desencadena una serie de acontecimientos en los que confluyen varios grupos de individuos: los comerciantes judíos, los prestamistas, unos nómadas irlandeses y la cuadrilla del hampón Ladrillo (Alan Reid).vlcsnap-188258

El guión cuenta con una serie de giros que dotan al film de un ritmo endiablado. Ritchie se resarció durante su gestación e incluyó numerosos aspectos que no había podido introducir en “Lock & Stock”.

Por su parte, la dirección fotográfica recayó en Tim Maurice-Jones. Ritchie ya había contado con su trabajo en “Lock & Stock”. Maurice Jones procede de la industria del videoclip, al igual que Ritchie. A lo largo de su trayectoria ha trabajado con artistas como Blur, Simply Red, Kylie Minogue, Diana Ross, Massive Attack o los insufribles Take That. La estética del video musical condiciona la fotografía y el uso de la cámara en todo el film. Este aspecto establece una simbiosis con el guión y su ritmo acelerado. Sin embargo, por momentos también deriva en un exceso de efectismos a los que el ojo se acostumbra progresivamente.

Quizá uno de los grandes aciertos de “Snatch, cerdos y diamantes” sea su reparto coral. Ritchie recurrió a una serie de actores que encarnan a personajes distribuidos en varios estratos, lo cual aporta una sobredosis de realismo. Asimismo, al igual que ya hiciera, se apoya en intérpretes sin experiencia previa, a los que dirige con maestría.

Tal es el caso de Vinnie Jones, que da vida al sicario Tony Dientes de Bala. Apodado como “El Carnicero” durante su etapa como futbolista en la Premiere League, Vinnie Jones dejó para la posteridad estampas tan “bucólicas” como un agarrón a los testículos de Paul Gascoigne durante un marcaje siendo centrocampista del Wimbledon Football Club o una patada voladora sobre el holandés Dennis Bergkamp, en esa ocasión, vistiendo los colores de la selección galesa. En 1998, Jones debutó en el cine de la mano de Guy Ritchie. El realizador llegó a comentar que “Jones simboliza algo muy británico que nunca había sido plasmado en el cine”. Lo cierto es que el ex futbolista lo borda y al mismo tiempo intimida. Se trata de un actor natural metódico, obsesionado con ensayar sus diálogos y entregado en cuerpo y alma a su cometido. Desde su debut, ya ha participado en veinticinco títulos, la última, en la patética película “Compañía de héroes” (Company of heroes, 2013) de Don Michael Paul.

Vinnie Jones comparte la mayoría de sus escenas en “Snatch, cerdos y diamantes” con Dennis Farina, que da vida a Avi, un comprador de diamantes judío asentado en Nueva York. La carrera cinematográfica de ambos posee un paralelismo: se iniciaron en la interpretación cuando ya habían cumplido una treintena de años. Farina, que sirvió en el ejército de los Estados Unidos durante tres años, ejerció como policía del departamento de robos de Chicago durante casi dos décadas. En 1981, Michael Mann le ofreció un pequeño papel en su película “Ladrón” (Thief, 1981).vlcsnap-184963

Jason Statham, protagonista en bodrios como la saga “The Transporter” o “Los Mercenarios”, también se inició en esto del cine con Guy Ritchie, en “Lock & Stock”. “Snatch, cerdos y diamantes” es su segunda película tras ser descubierto por el realizador en una agencia de modelos. Interpreta a Turco, un promotor de combates de boxeo. El actor londinense firma una de sus interpretaciones más interesantes, teniendo en cuenta la trayectoria que adoptó con posterioridad. Su papel es complementario al de su protegido, Tommy, interpretado por Stephen Graham, quien dio vida al nazi Combo del film “This is England” (Id., 2006) o a Al Capone en la serie “Boardwalk Empire” (Id., 2010).

Por su parte, Alan Ford encarna a Ladrillo, un gangster sin escrúpulos involucrado en peleas de perros y combates de boxeo amañados al que no le tiembla el pulso a la hora de echar a los cerdos a sus enemigos. Ford, que también participó en el rodaje de “Lock & Stock”, se crió en el East End londinense y pronuncia los mejores diálogos del film.

Mike Reid, comediante británico conocido por su papel como Frank Butcher en la serie de la BBC “EastEnders”, fue incluido en el proyecto a petición de Ritchie. La decisión fue cuestionada por otros miembros del equipo sin embargo, Reid se adaptó sin problemas a las exigencias del film metiéndose en la piel de un falso judío que comercia con joyas en un comercio de Hatton Garden.

El elenco de actores británicos se completa con dos pesos pesados de la industria del cine norteamericano: Brad Pitt y Benicio del Toro.

Justo después del estreno de “Lock & Stock” en los EEUU, Pitt se puso en contacto con Ritchie para transmitirle sus felicitaciones y ofrecerse para aparecer en una de sus películas. El realizador le señaló que trabajaba en un nuevo guión y que podría encajar en uno de sus personajes. Cuando el texto ya estaba redactado, el productor Matthew Vaughn contactó con el representante de Pitt para ofrecerle el papel de un nómada o gitano irlandés. La única condición sería que el intérprete estadounidense se bajase el caché para adaptarse al presupuesto del proyecto. Pitt aceptó y sólo estableció como premisa que su presencia en el rodaje no se dilatara en el tiempo para poder atender a otros trabajos. Guy Ritchie llegó a señalar que “no lo veía interpretando a un británico” de ahí que creo el personaje de Mickey O’Neil a su medida. Nada fue aleatorio, ni siquiera el peculiar acento de Mickey. Por su parte, Pitt se mostró satisfecho con su participación y manifestó su agrado por haber rodado con gente como Benicio del Toro. vlcsnap-189061

El equipo de rodaje y la productora lograron crear un clima de distensión entre los actores. A pesar de coincidir interpretes de trayectorias muy dispares y de cachés aún más desequilibrados, se respiró un buen ambiente. Sin ir más lejos, cabe señalar que el propio Pitt disfrutó de un camerino de iguales dimensiones al resto de compañeros e incluso, por iniciativa propia, se encargó de servir el té a otros miembros del set.

Snatch, cerdos y diamantes” encandiló al público y a la crítica, que pronto elevó a la película a la categoría de obra de culto. Sin embargo, tras contraer matrimonio con Madonna, Guy Ritchie se centró en la carrera de su esposa. Durante esa época rodó algún video clip y un remake de “Barridos por la marea” (Swept away, 2002) interpretado por la cantante. El film fue un rotundo fracaso y tres años después regresó con “Revólver” (Id., 2005) que fue denostado y aclamado a partes iguales. En 2008, Ritchie volvió por sus fueros con “Rockanrolla” (Id., 2008), donde volvió a recurrir a los ingredientes del éxito cosechado en sus dos primeros largometrajes. Sus últimas películas han sido “Sherlock Holmes” (Id., 2009) y “Sherlock Holmes: juego de sombras” (Sherlock Holmes: a game of shadows, 2011).

-Crítica publicada íntegramente en Ultramundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s